PAREJAS DE HECHO

La pareja o unión de hecho supone la unión estable y afectiva de dos personas, con independencia de su orientación sexual, en una relación afectiva análoga a la conyugal.

Legalizar la pareja y a los hijos

Es recomendable el reconocimiento de la pareja de hecho ante el Registro de Uniones de Hecho conforme a la regulación autonómica que corresponda. Mediante la inscripción en este registro, se adquieren unos derechos y obligaciones, aunque sigue siendo recomendable la realización de pactos de pareja para regular las relaciones económicas.

Ventajas de inscribirse en el Registro de Uniones de Hecho

Las parejas de hecho representan en España el 9% de las familias, y ya no se contempla sólo como una fórmula temporal de ambos miembros de la pareja hasta que decidan si se casan o no. Muchos jóvenes eligen esta forma de convivencia, y algunas personas mayores también deciden convivir como pareja de hecho a largo plazo para no perder sus respectivas pensiones.

De hecho, la inscripción como pareja de hecho tiene una trascendencia fundamentalmente patrimonial. Se establece una comunidad de bienes, que no es lo mismo que el régimen de gananciales posible en un matrimonio, y la contribución de los miembros de la pareja a la economía familiar, que suele ser proporcional a los ingresos que perciben.

Otros aspectos a valorar son la adquisición de bienes en régimen de comunidad, por ejemplo.

Hijos en común en una pareja de hecho

Es poco habitual que quien se inscribe como pareja de hecho redacte cláusulas para regular la custodia o patria potestad de los hijos en común en caso de separación, dado que son cláusulas nulas de pleno derecho. El interés de los menores es prioritario y será el juez en caso de separación quien vele por el bienestar de los hijos e hijas, sean cuales sean las cláusulas recogidas con anterioridad.

En ese contexto de medidas paternofiliales, la atribución del uso de la vivienda en caso de separación de los miembros de la pareja queda también fijado en función de lo que el juez determine para garantizar el bienestar de los menores.

En caso de que la pareja no tenga hijos, la regulación previa del uso de la vivienda sí puede ser válida.

Testamentos

Además de asesorarte sobre qué medidas debes recoger en los acuerdos para esa unión de hecho, recomendamos siempre hacer testamento. En caso de fallecimiento de uno de los miembros de la pareja, es más fácil así que el superviviente pueda percibir la pensión de viudedad a que tenga derecho.