Mediación

La mediación es un proceso de negociación mediante el cual las partes involucradas en un conflicto intentan resolverlo por sí mismas, con la ayuda de una tercera parte imparcial llamada persona mediadora, que actúa sin facultad decisoria propia.

¿Cuál es la función del mediador?

La persona mediadora únicamente es la conductora de la sesión; recoge inquietudes, traduce estados de ánimo, explica posiciones, y en definitiva, ayuda a las personas que participan en el proceso a encontrar una solución elaborada por las propias partes y que sea satisfactoria para ambas, o si esto no ocurre, a acotar el conflicto para derivarlo entonces a la vía judicial.

El mediador/a debe ser imparcial, ayudando a las partes en la gestión o resolución de conflictos o toma de decisiones, sin tomar partido por ninguna de ellas.

Resumiendo, las funciones principales del mediador:

  • Canaliza la tensión y la agresividad entre las partes.
  • Mantiene una escucha activa.
  • Permite que las partes se expliquen.
  • Permite que las partes se escuchen.
  • Acoge las emociones de ambos.
  • Ayuda a trabajar la imaginación para intentar aproximar posturas.
  • Genera confianza.

 

¿Es obligatorio ir a mediación?

No. La mediación es voluntaria, y ninguna persona está obligada a  mantenerse en el procedimiento de mediación ni a concluir un acuerdo. Esta se puede abandonar en cualquier momento del proceso. Es característica de la mediación la posibilidad de abandonar el proceso en cualquier momento,  pero si éste prospera, la solución al conflicto la acuerdan las propias partes, siendo la persona mediadora quien les ayuda a encontrarla. En caso de desistir del procedimiento, si el conflicto persiste, la única vía para su solución es acudir a los tribunales.

 

¿Se puede utilizar la información revelada en mediación ante un posterior proceso judicial?

No. Una de las características de la mediación es que la información revelada durante un proceso de mediación no puede ser utilizada ante ningún juzgado por las partes, tampoco el mediador/a puede ser llamado a declarar como testigo de parte, ni podrá revelar la información surgida durante una mediación.

 

¿Cómo funciona el proceso de mediación?

En primer lugar, se realiza una sesión informativa donde el mediador/a deberá informar a las partes sobre el número de sesiones que, en principio, se estimarán necesarias para la mediación de dicho caso concreto. Asimismo, en dicha sesión el mediador/a deberá contestar todas las preguntas que sobre mediación realicen las partes, e informarles sobre todo el proceso.

Posteriormente se realizarán las sesiones de mediación.

Finalmente, las partes podrán llegar a un acuerdo. Cuando se alcancen acuerdos el mediador/a se asegurará de que todas las partes sean plenamente conscientes de su contenido.

Los acuerdos deberán reflejar los puntos sobre los que los mediados han logrado alcanzar y dentro de los límites de sus competencias, y a petición de las partes, deberá informarles sobre cómo se podrá formalizar el acuerdo y los trámites para que dicho acuerdo pueda ejecutarse. En ningún ca

so el mediador podrá darle forma jurídica al acuerdo.

Share This