¿Qué es la guarda y custodia de los hijos menores?

La guardia y custodia de los hijos menores

La guarda y custodia es una facultad inherente a la patria potestad, regulada en el artículo 92 del Código Civil, la cual debe ser atribuida a uno de los progenitores o a ambos, mediante el ejercicio de una guarda y custodia exclusiva, cuando es atribuida a uno solo de los progenitores, o compartida, cuando se atribuye a ambos.

Las facultades que corresponden a la guarda y custodia consisten en los cuidados cotidianos de los menores. Esto es, llevarles y recogerles del colegio, atender y cuidar a los niños, realizar los deberes, etcétera. Es decir, es atender y cuidar a los niños y gestionar los actos cotidianos de los menores.

La custodia puede ser ejercida en exclusiva por uno solo de los progenitores, o bien compartida, caso en el que ambos progenitores deberán atender a los niños en la atención y cuidado cotidiano de los menores.

La elección del colegio al que deban asistir los menores, un cambio de domicilio a otra localidad, si es necesario que realicen un tratamiento médico o quirúrgico, son decisiones que se encuentran en el ámbito de la patria potestad –la cual es compartida salvo causa excepcional de privación o suspensión-, y no de la guarda y custodia, cuyas facultades se ciñen a las atenciones y decisiones en el devenir cotidiano.

Diferencia entre guardia y custodia y patria potestad

En definitiva, todas las cuestiones y decisiones trascendentales a adoptar en la vida de los hijos, deben ser adoptadas en virtud de la patria potestad, mientras que las decisiones por el devenir cotidiano son decisiones de guarda y custodia, diferencia básica para poder conocer en el ámbito en el que nos encontramos.

A modo de ejemplo para poder distinguir en la adopción de decisiones:

  • En cuestiones médicas, llevar al niño al pediatra para revisión o porque se encuentra enfermo corresponderá al custodio, al ser actos cotidianos, mientras que si el menor debe ser sometido a un tratamiento médico o quirúrgico se necesitaría el consentimiento de ambos progenitores (siempre, por supuesto, que no existan razones de urgencia o necesidad)
  • En cuestión de educación, ambos progenitores deben elegir el centro escolar, y no puede adoptarse la decisión de un cambio de colegio sin que ambos progenitores estén de acuerdo. El custodio podrá decidir si los menores acuden al comedor o no, porque dicha decisión se encontrará en el ámbito cotidiano o el día a día del menor, al igual que si está enfermo y no puede acudir al colegio, etc.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies